Agradecimientos

GRACIAS POR ACOMPAÑARME EN ESTA CUERDA LOCURA, Y DOTAR DE REALIDAD A ESTE LINDO SUEÑO.

FACEBOOK

http://www.facebook.com/ElPasilloDelSilencio

http://www.facebook.com/jose.sanchezllamas

TWITTER

https://twitter.com/josesanllamas

Translate

domingo, 10 de diciembre de 2017

LA VERDAD DE TU VOLUNTAD POR SEGUIR MI OBRA

LA VERDAD DE TU VOLUNTAD POR SEGUIR MI OBRA

Creo que el hecho de leerme te da la excusa perfecta
para pensar en mí, para fantasear con un “nosotros”
en un imposible mundo posible.
Ésa es la utópica verdad de tu voluntad
por seguir mi obra.
Aquella que sientes tan tuya, pero es tan mía.
El antídoto perfecto secuenciado
en pequeñas dosis de mi dolor que recreo
impregnando con la tinta de mi sangre
una pantalla que parpadea esperando el siguiente
movimiento de mis dedos deslizándose por el teclado,
y no por tu piel.
Admito, que en instantes de creación más críticos
quisiera desmontar mi corazón en piezas y,
al ensamblarlo de nuevo, perder esa parte
que me hace quererte tanto, que me obliga
a poner voz al presente sentimiento de sufrimiento
y agonía del autor que cincela tu nombre
en cada verso con la intención
de saciar, por el momento, la voz de cualquier
pensamiento que me habla de ti.


Autor: José Sánchez Llamas.


TU ZONA DE CONFORT

TU ZONA DE CONFORT

Cuando ya no te queda nada y miras al horizonte
buscando una razón y respuesta a la plegaria de tu derrota,
me encuentras volando en el paraíso infinito de tu fantasía.
Tal vez, sólo sea un cuervo negro más que mancha
de oscuridad tu cielo, como un recuerdo a olvidar
de una mañana ideal, pero, tú y yo, sabemos que me ves
y me piensas, me sientes más allá del poder que frena
tu voluntad de quererme…
pero sólo soy ese heraldo inesperado
que aparece cuando no estás contenta con tu vida,
cuando se baja el telón de ficción que muestras al mundo,
cuando llegas a casa y te quitas el maquillaje,
y tu mirada busca un pensamiento frente al espejo
preguntándote por mí.
A día de hoy, continúas con la rutina de vestirte para otro,
de soportar su tediosa y molesta compañía,
de aguantar sus aburridas noches en las que me llama a gritos
la voz de tu insomnio cuando él duerme y descubres
que no es ésa la vida que quieres para ti,
pero sigues sin el valor de renunciar a tu triste zona de confort,
asumes las consecuencias de optar por el camino fácil
con la amargura de encontrarme en cada emboscada
donde tu imaginación, abatida por sorpresa,
descubre que aún me ama.


Autor: José Sánchez Llamas.

lunes, 4 de diciembre de 2017

ESCATOLÓGICAMENTE ROMÁNTICO

ESCATOLÓGICAMENTE ROMÁNTICO

Quiero buscarte por las calles de mis noches encendidas,
Iluminadas de deseo, sedientas de alegría.
Quiero probar y saborear la densa e incolora
tinta de tu boca… quiero beberte,
de acera en acera, deteniendo nuestro paso
en cada esquina para furtivo encuentro
de dos amantes que exploran su instinto.
Quiero intentar que me quieras a golpe de labio,
de fugitiva nocturnidad que se escapa
del placer de besarte, y morir en cada beso
para renacer frente al húmedo balcón de tu lengua.
Quiero sentirme escatológicamente romántico,
sentimentalmente cíclico, libre de cualquier censura
de tu piel y la mía.


Autor: José Sánchez Llamas.

viernes, 1 de diciembre de 2017

DUELES TANTO QUE LLUEVES

DUELES TANTO QUE LLUEVES

Dueles tanto que llueves en la mirada triste
de los ojos que aún te aman,
bajo la ruda apariencia, sencilla y torpe,
de un hombre que espera lo inesperado,
con la voluntad valiente y un nombre
por el que apretar los dientes y luchar
contra la rutinaria tortura de las horas.
Dueles tanto que llueves calando la piel
y traspasando los huesos,
para tatuar con sal una muesca en el alma
condenada a soportar la compañía
de un autor enamorado.
Dueles tanto que llueves…
Y llueves como una tormenta irreverente
que se resiste a abandonarme
en plena tempestad de ausencia,
mientras mi cuerpo desaparece,
a la deriva, entre la multitud.


Autor: José Sánchez Llamas.

NI MUERO NI ME MATA

NI MUERO NI ME MATA

Ni me muero ni me mata la frágil debilidad
de la piel de tus manos recorriendo mi cuerpo.
Ni muero ni te mato a golpe de labio
estrellando nuestras bocas
en un accidente provocado.
Ni muero ni me mato cuando se desvanecen tus pasos
con la triste melodía de tus tacones
sobre la acera.
Ni muero se matan las ganas de devorar recuerdos,
afligido, en el rincón de extrañarte.
Ni muero te mata saber que este loco
ya no muere ni se mata por ti.


Autot: José Sánchez Llamas.

EL CUERPO QUE DEJAS

EL CUERPO QUE DEJAS

Asaltemos el mar y surquemos sus olas
bajo una estela de blanca espuma,
mientras perecemos saboreando
el último verano.
Dejemos atrás la vida desafiando a la muerte,
y hagámoslo a lo grande…
sin tiempo para que las lágrimas
acaricien la piel de nuestros arrugados rostros,
porque es preferible marcharse
habiendo superado límites mentalmente imposibles,
ferozmente inalcanzables.
Derrota al ser que ves frente al espejo
demostrando que puedes hacer
todo lo que él no puede,
saborea el instante de cada instante
porque, solo tú, tienes el don de hacerlo especial,
de convertir en magia aquello que vives,
que sientes y te devora, que respiras y te nutre, 
que recuerdas y suspiras.
Vive siendo aquello que quieres ser,
para que cuando llegue tu hora
a tu conciencia no le queden reproches
con los que culpar
al cuerpo que dejas.


Autor: José Sánchez Llamas.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

FUEGO Y VIENTO

FUEGO Y VIENTO

A veces, se me olvida que fuimos fuego y viento,
que avivabas el calor de mis pasos
desde la distancia, segura e invisible, de tu esencia.
Se me olvida, que también eras capaz de apagar mis llamas
con el poder más más absolutamente rotundo
que te que te ofrecía mi parte más débil,
aquella que dominaba el tatuaje de tu nombre
en la voz de mi silencio, la noble causa justa
de todas mis batallas…
Se me olvida, cuánto te sigo amando
mientras me dejo llevar por lo que ahora te escribo
desde la abrupta tempestad de este soliloquio
sepultado en un papel y marcado
con la vieja tinta enlutada de un corazón viudo.
Se me olvidan tantas cosas…
Tu piel es un recuerdo de evanescencia inconsistente,
un archivo que mi memoria se niega a formatear
y que se resigna a estar desactualizado
en la rutina temporal de mi realidad más crítica.
A veces, se me olvida tanto…
Que debo escribir para afrontar
la verdad de todos mis demonios,
aquellos que enfrentaron
al hombre que soy,
y a aquel que fui contigo.


Autor: José Sánchez Llamas.