Agradecimientos

GRACIAS POR ACOMPAÑARME EN ESTA CUERDA LOCURA, Y DOTAR DE REALIDAD A ESTE LINDO SUEÑO.

FACEBOOK

http://www.facebook.com/ElPasilloDelSilencio

http://www.facebook.com/jose.sanchezllamas

TWITTER

https://twitter.com/josesanllamas

Translate

martes, 31 de mayo de 2016

RELATO DE UN RETRATO

RELATO DE UN RETRATO

Aquellos hechos todavía perturban
los escasos momentos de calma que me brinda el día,
perfilando más mi calavera y escondiendo mi rostro,
convirtiéndome en un mortal espectro
que teme la oscuridad de la noche y sus sombras,
un alma que se esconde de los días
buscando el sueño que la noche le roba
para velar su insomnio,
para atormentar lo poco que queda de mí.
Todavía, puedo ver sus ojos clavados en mí
atravesando el valor que me hizo cobarde...
Quise expiar toda aquella ira que galopaba por mi piel
expulsando frío sudor que acariciaba mi frente
y se derramaba por el rostro cubriéndolo
de espanto...
Pero éste no es otro relato del miedo
que contar en una habitación del pánico.
Aquella mirada estaba sentenciando mi existencia
condenándola a pagar el precio de ser inocente,
de mirar a quien me mira sin saber
que me convertiré en su nueva víctima.
Aquel retrato de bella sonrisa escondía
el peor de los demonios conocidos.
Aquel retrato que amenaza mis recuerdos
sólo quiso mostrarme la verdad de una mentira,
la realidad de una falsa apariencia
inapreciable para el resto de la humanidad,
porque el retrato me eligió a mí
y no al resto de personas que lo contemplaron.
Aquel retrato me eligió a mí para contar este relato,
me convirtió en el heraldo de su horror.
Desde entonces, nadie cree mis palabras,
nadie ve las cicatrices que dejó en mi persona,
nadie ve lo que yo veo cada vez que lo contemplo.


Autor: José Sánchez Llamas.

EL TRAJE DE SAL

EL TRAJE DE SAL

En el abismo de mi alma yace una pena
aletargada en lo más profundo de su misterio y penumbra,
sedienta de volver a sentir y revivir la rebeldía de tus besos,
que guardo en mi ser con su invisible luto
y el estruendoso silencio que te grito
cuando me arrojo al mar con mi traje de sal
para sentir como las olas me desnudan
acariciando mi piel con la suavidad de tu tacto.
Es, entonces, cuando verdaderamente enloquezco
y en mi cuerdo estado crítico mi voz te llama
y alzo los brazos para tocarte antes de que el mar me lleve,
al lugar donde pueda sentir su infinito abrazo
hasta que deje de sentir,
al lugar donde pueda soñar contigo
hasta que deje de soñar,
al lugar donde pueda seguir amándote
cuando deje de vivir.


Autor: José Sánchez Llamas.

jueves, 26 de mayo de 2016

EL ECO DEL MAR

EL ECO DEL MAR

He vuelto a pasear por tu playa
mientras te evocaba mi mente
más allá del mar y sus gaviotas,
mientras recordaba como nuestros labios
solían dibujar acuarelas de fantasía
con la sutil delicadeza frágil de un beso.
He vuelto a buscar a mi sirena,
aquella que me hizo enloquecer
mientras se estremecía la caricia
de sus manos en mi cuello,
aquella que no logró arrastrarme al mar...
Como un necio me siento en la orilla
a esperar lo inesperado,
consciente de mi inconsciencia,
y desequilibradamente cuerdo
la espero...
De suspiro en suspiro
mi silencio la nombra
gritando su ausencia
al eco del mar.


Autor: José Sánchez Llamas.

LAS RUINAS DE MI IMPERIO

LAS RUINAS DE MI IMPERIO

He sobrevivido a las ruinas de mi imperio,
soportando cada latigazo que tu recuerdo infligía en mi piel,
reponiéndome tras cada pensamiento de fuego y luna
que el tiempo dejó tatuado con su invisible cicatriz,
y aunque tu amor suene a leyenda
mi derrota siempre tendrá el épico sabor valiente
de haber combatido por conquistar cada beso,
por saber que mis labios fueron sinceros
cada vez que se entregaban a los tuyos,
y los devoraban entre voraces voces fugaces
que susurraban la frágil debilidad de mi deseo.
Ahora, comprendo tantas cosas...
Todo aquello que mis ojos no vieron
mientras contemplabas como te besaba.



 Autor: José Sánchez Llamas.

domingo, 22 de mayo de 2016

A QUEMA ROPA

A QUEMA ROPA

Quisiera que tu amor no doliera a ráfagas
y me fulminara tu ausencia a quema ropa,
sin un suspiro que se apiade de la soledad que dejas,
sin pena ni gloria para este amante derrotado
que no es más que su propia caricatura,
realista y detallada, de errores y defectos.
Quisiera acabar con esto aquí y ahora,
escribiéndote mi último verso,
dedicándote el último de mis pensamientos
para despedirme de tu recuerdo
que me seguirá como un fantasma
habitando mi espíritu,
desordenando mi caos
con un pasado sin presente.
Hoy, es de esos días en los que quiero hacer
todo lo que no puedo.


Autor: José Sánchez Llamas.

OBSESIVAMENTE MARAVILLOSA

OBSESIVAMENTE MARAVILLOSA

Aquella atracción de su piel
me resultaba obsesivamente maravillosa,
y el deseo me hizo buscarla
como parte de un todo por unir
con este ciclón apasionado
de caricias que anhelan fundir
mi tacto con su contacto,
y recorrer todo su cuerpo
con la velocidad de una gota
sobre aquel desierto de arena color canela
que tienta mi delirio con oasis de locura
alimentando mi quimera de amarla.


Autor: José Sánchez Llamas.

viernes, 20 de mayo de 2016

INQUIETANTE ESPERA

INQUIETANTE ESPERA

Agoté toda mi paciencia
con esta inquietante espera,
y ahora te busco entre las calles
de mil ciudades y los anónimos rostros
que la habitan sin saber lo mucho que te necesito.
Sé que cuando leas esto podrás encontrarme
porque sentirás lo mismo que yo al escribirte,
aunque no te conozca, aunque jamás nos hayamos visto.
Simplemente, sentirás la caricia de mi alma
abrazando tu pecho, saludando a tu corazón
con el idioma de su silencio.
Cuando leas esto, ya será tarde
porque me arrepentiré de haberte escrito
para forzar aquello
que el destino nos negó.



Autor: José Sánchez Llamas.

EL JURAMENTO DE LAS MIL LUNAS

EL JURAMENTO DE LAS MIL LUNAS

Hoy te lloro ante el juramento de las mil lunas
secretas lágrimas que se pierden en este infinito
firmamento de tristeza que palpita silencio,
y las rocas me gritan tu nombre
entre el susurro de las hojas
que movidas por el viento
corren la voz de mi desdicha de unas a otras,
y se asombran, me miran, y vuelven a murmurar.
De repente, me mi dolor se convirtió en un plebiscito,
sin más testigos que el paisaje
y toda aquella aparente calma.
No me avergüenzo de llorarte
porque al menos mis lágrimas tienen
el valor de decirme en la cara
aquello que nunca te dije.


Autor: José Sánchez Llamas.

INCANSABLEMENTE INSACIABLE

INCANSABLEMENTE INSACIABLE

Hoy es de esos días que necesito esta canción...
saborear hasta la última de sus palabras
sintiendo su desgarrado lamento
tan arraigado en mí.
Devorando cada nota,
sintiendo su vana caricia de consuelo
intento torturar mi agonía experimentando
el daño que puedo soportar, y la duración del mismo.
Siempre que dueles escucho esta melodía,
y la repito insaciablemente incansable
hasta que dejas de dolerme,
y mitigo esta impotencia de verte
con mentiras y falsas promesas
que van paliando esta sed de ti.
De repente, desaparece la música
y me doy cuenta
de que sólo me queda rutina.


Autor: José Sánchez Llamas.

jueves, 19 de mayo de 2016

CON EXQUISITO DETALLE Y EN RELIEVE

CON EXQUISITO DETALLE Y EN RELIEVE

Mi voz no llega a expresar todo el clamor
que describe cada latido de mi pecho
con exquisito detalle y en relieve.
Ni si quiera comprendo por qué
consigues arrancar suspiros de mi boca
que te evocan entre el silencio más extremo
y el eco de tu recuerdo.
Pero el caso es que logro pensarte
sin pensar en sus consecuencias,
consigo imaginarte aun cuando no lo pretendo,
y te encuentro sin buscarte
en cada emboscada fortuita 
que planea mi mente
en su más actitud rebelde
con el fin de traicionar
a quien un día logró alejarte.


Autor: José Sánchez Llamas.

ENTRE TANTA DICTADURA

ENTRE TANTA DICTADURA

Cuando éramos rebeldes
y no nos importaba nada
mientras dejábamos que tiempo
acelerase el último vals de aquella juventud,
podíamos sentir el viento jugar
con el hilo de nuestra cometa
y soplaban aires de libertad
entre tanta dictadura.


Autor: José Sánchez Llamas. 

ACOMPAÑA A MI SOLEDAD

ACOMPAÑA A MI SOLEDAD

Quisiera que me acompañaras en esta soledad
sin palabras, sin gestos...
Necesito que seas algo más que un recuerdo
con el que llenar esta ausencia y todo su malditismo,
toda esa furia silenciosa que vomita mi alma
en estado crítico de ansiedad latente,
ese tácito quejido que sólo puedo escuchar
cuando el mundo calla y la soledad me grita. 


Autor: José Sánchez Llamas.

domingo, 15 de mayo de 2016

LOS ACANTILADOS DE MI LOCURA

LOS ACANTILADOS DE MI LOCURA

Estas ganas de amarte corrompen mi voluntad
arrancando jirones de paciencia
con cada zarpazo de deseo
que irrumpe en mi ser,
como olas de una tempestad
que golpean descargando su furioso arrebato
sobre los acantilados de mi locura.
Amarte me hace entregar mi cuerpo al vacío
y dejarme caer sobre los arrecifes
de pasión en los que naufraga mi quimera.
El amor es un sentimiento sin garantías de tiempo
que se aloja en la piel de cada aullido,
de cada instinto que sacia la sed de latir
de un corazón que devora vida.



Autor: José Sánchez Llamas.

SIN GARANTÍAS DE TIEMPO

SIN GARANTÍAS DE TIEMPO

Intento conservar cada detalle
memorizando hasta el último de sus gestos,
sintiendo la presión exacta con que su brazo
se agarra al mío para pasear
aferrándose a la piel que dio vida,
y hoy vela por ella
hasta el odiado final
en el que el tiempo me la robe
y nos separe para siempre.
Aunque, a veces, quisiera irme con ella
cuando ella se vaya
con la tranquilidad de saber
que la cuidé hasta el final...
Tal vez, el propósito de mi vida fuera ese,
y ése sea el sentido de mi existencia.
Uno de mis mayores miedos
es olvidar un día el tono de su voz
y su forma de llamarme...
Pero, ahora sigo guardando cada
gesto de su rostro al sonreír,
intentando hacerla feliz en todo lo que puedo,
aunque no sea prefecto y, a veces, me equivoque
sobreprotegiéndola del mundo
para que no sufra más de lo necesario.
Ahora, me doy cuenta de aquella juventud
que malgasté por no pedirle los abrazos
que hoy nos entregamos sin motivo
y que tanto nos reconforta...
En esos instantes intento alargar el momento,
reprimir las lágrimas para que no me vea llorar
y me dedico a sentirla más allá de su enfermedad.
En momentos como ése me doy cuenta
del gran regalo que es la vida
y me quedo con lo positivo
del bienestar que me hizo su abrazo.
Llevo años en los que, francamente,
no me importa nada,
y si me apetece besarla la beso,
y si tengo ganas de abrazarla la abrazo
y me olvido de que mi día fue un caos.
Porque ahora, sé disfrutar de ella y su compañía
valorando cada gesto, cada caricia, cada instante  
como si fuese el último,
ya que el tiempo no me puede
garantizar el próximo.


Autor: José Sánchez Llamas.


martes, 10 de mayo de 2016

ME DESPIDO DE LA LUNA

ME DESPIDO DE LA LUNA

Me despido de la luna
como cada noche antes de dormir
con toda mi intención puesta en soñarte,
en navegar sobre una estela de calma
dejando que mi cuerpo sea ese velero
que me transporta allí donde tú estás,
y mi fantasía sea la irrealidad
onírica que te inventa
mientras aviva sus velas 
con la brisa de tu recuerdo.
Me despido de la realidad
para encontrarte iluminando mi oscuridad
como ese satélite distante que tanto me atrae.
Por eso, siempre, antes de dormir
me despido de la luna.
Por eso, siempre, antes de dormir
me despido de ti.


Autor: José Sámchez Llamas.

lunes, 9 de mayo de 2016

PÁNICO TRAUMÁTICO

PÁNICO TRAUMÁTICO

El miedo se aferró a mis piernas
clavando mis pies al suelo
como los cimientos de un pánico traumático
que iba ascendiendo lenta y dolorosamente por mi ser,
como una tenebrosa caricia desconocida y tétrica
que invadía mi cuerpo estremeciendo mi alma
hasta acorralarla en su última frontera de vida,
esa delgada línea que la separa de mi piel
y la hace sentir por mí todo aquello que nos sucede.
Estaba solo ante la peor de mis pesadillas,
sin escondite alguno para alejar mi rostro
de aquella terrorífica visión
que se aproximaba hacia mí con paso firme y decidido.
Aquella procesión de difuntos venía a cobrarse
el pago por haber malgastado mi tiempo ,
por haber derrochado mi vida sin darle ningún sentido,
y más allá del arrepentimiento encontrado
en este instante supe que no era suficiente
para expiar mi pena y saciar su sed
de nueva y eterna compañía.
Entonces me acordé de Dios y la fe que había perdido
para implorar en vano otra oportunidad
mientras la muerte afilaba su guadaña contemplándome
fijamente, pues era una presa fácil.
Volví a suplicar por aquello que no había sabido apreciar
durante todo este tiempo hasta desgastar mi voz,
y entonces sólo quedó silencio ante un veredicto claro.
Cerré los ojos esperando un final y un comienzo...
Ahora sería uno más en aquella procesión penitente
de corazones ausentes que olvidaron
el clamor de su último latido suplicando piedad.
Cuando la calma de mi última reflexión
se desvaneció abrí los ojos empapado
en un sudor tan frio como el de mi última visión.
Pero, jamás supe si desperté y todo aquello
había sido una advertencia del destino,
o en realidad la muerte se había cobrado
su precio y estaba viviendo un sueño
mientras acompañaba a otros cuerpos
desfilando para cobrar otras vidas.


Autor: José Sánchez Llamas.

domingo, 8 de mayo de 2016

SINCERÁNDOME CONTIGO

SINCERÁNDOME CONTIGO

Voy a ser sincero...
Te echo de menos...
y lo digo sin más,
sin rebuscar en mi lenguaje
retorcidas metáforas bellas que logren
apiadar tu ser, y conmoverte para que vuelvas.
Hoy, alejo al poeta para que te hable el hombre
que firma estas palabras, sencillas y directas.
Te extraño...
Podría explicarte el por qué de mi estado
pero supongo que ya lo conoces,
siempre me has conocido mejor que yo mismo.
Son tantas las formas de expresarlo
como inagotables las estrellas de un infinito universo.
Vaya... a veces, me olvido que soy yo el que te habla,
el mismo que te habló en tantos versos escritos,
y otros tantos inacabados para tener una excusa
con la que volver a escribirte.
Pero, es cierto, que hoy me devoran
estas ganas de verte y volver a sentir
los latidos de tu corazón sobre mi pecho
cuando todo está en calma
y nuestras almas se saludan
en un abrazo.
Anhelarte duele tanto...
que la triste melancolía bohemia
me consume entre recuerdos...
Y sin embargo, te anhelo...
te extraño...
y te echo de menos.


Autor: José Sánchez Llamas.